Londres en familia: nuestro viaje de 3 días

Hola,
 
Tengo el blog abandonado, pero es que no me da la vida! Os leo y os comento siempre que puedo, pero no consigo sacar tiempo para escribir y se me acumulan los temas 😉
 
Las que me seguís en twitter y en Instagram habréis podido ver alguna foto de nuestra escapada a Londres a finales de noviembre, y hoy os quiero contar como organizamos el viaje y lo bien que lo pasamos.
 
Fue el regalo de papá pato por mi cumpleaños, el reservó los vuelos y yo organicé todo lo demás, jeje! Los dos habíamos estado antes en Londres, de hecho en más de una ocasión, pero teníamos ganas de volver y aprovechamos que él tenía libre el lunes 24 de noviembre para hacer un fin de semana largo.
 
Desde Bilbo hay vuelo directo a Stansted con easyjet, lo malo es que sale tarde y llega a Londres a las 23:00. Contratamos un transfer privado, de los que están esperándote en el aeropuerto con tu nombre, porque se tarda algo más de 1h en llegar y no podíamos andar dando vueltas en transporte público a esas horas. Pagamos 80 £ pero nos dejó en la puerta del apartamento.
 
El alojamiento en Londres es carísimo, y por mucho que miramos en airbnb no encontramos nada que se ajustase a lo que queríamos. Al final cogimos un apartamento cerca de Hyde park, a 5 min andando de la estación de metro de Lancaster Gate en la línea central. La única pega del apartamento fue que nos pusieron la habitación en el último piso, un 5º sin ascensor y con unas escaleras de infarto. Menos mal que la silla la podíamos dejar en recepción. 
 
Antes de ir leí unos cuantos artículos de mammaproof que me resultaron muy útiles, sobre todo para localizar parques infantiles y restaurantes kids friendly que fueron todo un acierto. 
 
Este fue nuestro planning:
 
SABADO
 
No madrugamos mucho porque al llegar tarde el viernes estábamos cansados, y la idea era pasar un fin de semana tranquilo, sin la presión de visitar un montón de sitios. Cuando nos despertamos no llovía, aunque las previsiones no eran muy buenas y no nos la queríamos jugar demasiado. Cogimos el metro y nos acercamos hasta el Apple Market en la zona de Covent Garden. Es una zona bastante peatonal, con un mercado cubierto que estaba precioso con la decoración navideña. Además, es una zona en la que siempre encuentras artistas callejeros montando algún show.

Desde aquí buscamos donde nos quedaba el restaurante de la cadena Ping Pong más cercano porque ya empezábamos a tener hambre. Como no llovía y la temperatura era bastante agradable para ser noviembre, fuimos dando un paseo hasta la zona del London Eye. Allí había colocado otro mercadito navideño, de los típicos que puedes encontrar en casi todas las grandes ciudades europeas, con productos típicos de diferentes países y artesanía. Dimos una vueltilla y nos fuimos al restaurante.
Elegimos el Ping Pong por la guía para Londres de mammaproof, y no puede haber recomendación mejor. Es una cadena de comida asiática, con unos dumplings riquísimos y muy variados. Tienen sitio para aparcar las sillas, tronas, cuadernos y pinturillas para entretener a los peques, y hasta palillos chinos para los niños que a la patita le encantaron (podéis ver el video en mi perfil de instagram)
 
Después de comer dimos una vuelta hasta que la patita se quedó frita en la silla. Como sus siestas suelen ser de unas 2h, nos acercamos paseando hasta St James Park, pasando primero por el Big Ben. Este parque está lleno de ardillas que se acercan sin ningún reparo para ver si consiguen algo de comer. Nos dio mucha pena que la patita estuviera dormida, porque le hubiese encantado verlas, pero la siesta es sagrada. Seguimos paseando hasta Buckingham Palace y atravesamos Green Park. Por aquí ya por fin abrió el ojo y llegamos paseando hasta Piccadilly y Leicester Square. Aquí está la super tienda de m&m en la que casi nos volvemos locos, pero conseguimos salir sin gastar nada porque es carísima!!!
Nos acercamos en metro hasta Camden Town, nuestro sitio favorito de Londres. Pero… con la patita corriendo de un lado a otro no mola tanto como callejeando entre tienditas en pareja, jeje. Yo me comí el crepe de nutella y plátano que no puede fallar. Tomamos algo, paseamos lo que pudimos, y aunque la intención era cenar por allí estábamos cansados como para esperar a una hora decente para la cena. Por eso cogimos el metro y volvimos a casa, pasando primero por un super para comprar algo de cenar.
 
DOMINGO
 
La previsión era lluvia, lluvia y más lluvia, así que era el día ideal para ir de museos! Teníamos pendiente visitar el Natural History museum, así que no lo pensamos dos veces y nos fuimos directos para allí. No fuimos los únicos a los que se les ocurrió visitar el museo ese día, como pudimos comprobar nada más salir del metro. Aunque es gratuito nos tocó hacer cola bajo la lluvia para poder entrar. Una vez dentro dejamos en consigna la silla y nos lo recorrimos de cabo a rabo, persiguiendo a la enana que estaba encantada corriendo de un lado a otro escapando de nosotros, que estrés!
Que divertido es ver como la patita intentaba interaccionar con los niños que nos íbamos encontrando, enseguida les sonreía y les buscaba para echar unas carreras juntos. Comimos en el restaurante del museo, que no nos pareció demasiado caro para ser la única opción estando dentro, y buscamos una zona tranquila para echar la siesta, porque salir a la calle con la que estaba cayendo no era buena idea.
 
Cuando la bella durmiente despertó fuimos a visitar la galería de los dinosaurios, que como es la exposición estrella del museo hay cola durante todo el día. Tuvimos suerte porque cuando llegamos casi no quedaba gente y no tuvimos que esperar demasiado. La verdad es que esta zona es muy chula, y aunque la patita todavía es pequeña para apreciarlo salimos de allí con una colección de dinosaurios en miniatura, reconociendo cual de todos es Rex, y bautizando a los demás como nos daba la gana, jeje.

Cuando salimos todavía llovía, y nos costó un poco decidir que hacer. Al final cogimos el metro hasta Lancaster Gate con la intención de ir a casa, pero al salir del metro había dejado de llover y nos animamos a acercarnos al Winter Wonderland que instalan cada año en Hyde park. Es una especie de parque de atracciones con una noria gigante, un montón de barracas, y cientos de puestitos navideños, además de restaurantes con música en directo, la mayoría de ellos de estilo alemán donde el menú consistía en salchichas, schnitzel y codillo, vino caliente y cerveza. Dimos un paseo, cenamos y para casa.

 

LUNES
 
Ultimo día en Londres, que rápido se pasa el tiempo. Como no teníamos tiempo que perder, preparamos las mochilas y nos llevamos todo el equipaje con nosotros desde la mañana para no tener que volver al apartamento. Atravesamos Hyde park hasta la esquina noroeste donde está el parque infantil en memoria de Diana de Gales. Es un parque ambientado en el cuento de Peter Pan, con su barco pirata, tipies indios, etc. Es una pasada de parque, pero había llovido tanto que todo estaba mojado. Aun así a la patita le encantó. Nos sorprendió mucho el control que había, porque de hecho para entrar tienes que llamar a un timbre para que te abran la puerta, y no puede entrar ningún adulto si no va acompañando a un niño.

Después cogimos el metro hasta Oxford Circus y paseamos por Regent Street hasta la tienda de juguetes Hamleys. Esta tienda es increíble pero con niños te puedes volver loco. Otra vez nos sorprendió la seguridad, porque dejamos la silla descuidada un momento mientras veíamos los juguetes y cuando fuimos a por ella había desaparecido. Nos pegamos un buen susto, pero en cuanto preguntamos nos dijeron que se la habían llevado los de seguridad porque no había nadie al lado! Conseguimos salir habiendo comprado solo un puzzle del mapa del mundo para nuestra sobri de 4 años.

 
Acabamos comiendo otra vez en un Ping Pong, así que imaginaros lo que nos gustó la primera vez 😉 Después de comer la patita echó la siesta en la silla mientras paseábamos hasta Victoria Station, donde teníamos que coger el bus al aeropuerto. Lo pasamos fatal porque no habíamos pensado en el tráfico que podíamos encontrar en la carretera a esas horas, y nos tocó correr por el aeropuerto para no perder el vuelo!!!!
 
Hasta aquí nuestro plan de viaje, espero no haberos aburrido porque me ha quedado un poco largo. Prometo una segunda parte mucho más cortita con algunos trucos que nos han venido muy bien.

 

13 Comments on Londres en familia: nuestro viaje de 3 días

  1. sonia bs
    12 diciembre, 2014 at 22:56 (3 años ago)

    De largo nada, eh? He paseado contigo por las calles de Londres y me has hecho revivir un montón de experiencias y recuerdos bonitos. Gracias.
    Un besazo

    Responder
    • Mamá Pata
      15 diciembre, 2014 at 15:40 (3 años ago)

      Gracias Sonia! Me alegro de que te haya gustado 😉

      Responder
  2. diasde48horas
    13 diciembre, 2014 at 10:33 (3 años ago)

    ¿Qué dices de aburrir? ¡¡Con lo que me gustan a mi estos posts de viajes!! Ahora me devuelves la pelota y me estás dando tu envida a mí jejeje. A mi marido nunca se le hubiese ocurrido regalarme un viaje por mi cumple… y te aseguro que sería el regalo que más me hubiese gustado de toda mi vida jejeje.
    Fíjate que a mi Londres nunca me ha llamado nada, pero entre tu post y lo que me contó mi prima que estuvo allí hace dos semanas me estáis dando ganas… :)
    Estoy deseando leer la segunda parte!!

    Responder
    • Mamá Pata
      15 diciembre, 2014 at 15:41 (3 años ago)

      jeje!!! Nosotros somos muy de regalarnos viajes, porque sabemos que es lo que más nos gusta a los dos, así que en vez de rompernos la cabeza con los regalos nos vamos de viaje. Déjaselo caer 😉
      Pues te diré que Londres merece muchísimo la pena, hay un montón de sitios chulos que visitar!!!

      Responder
  3. Mama Blogger
    14 diciembre, 2014 at 20:09 (3 años ago)

    Vaya viaje más emocionante!!! En las fotos se ve todo precioso!

    Responder
    • Mamá Pata
      15 diciembre, 2014 at 15:42 (3 años ago)

      Gracias! Lo pasamos genial aunque se nos quedara un poco corto!

      Responder
  4. nuestrocachorro
    14 diciembre, 2014 at 23:30 (3 años ago)

    ¡como disfrutáis!! Debe ser espectacular visitar Londres en Navidad!! Está preciosa la peque!! Un abrazo guapa

    Responder
    • Mamá Pata
      15 diciembre, 2014 at 15:42 (3 años ago)

      Gracias guapa!!! Yo me la como todos los días a besos de lo rica que esta, y si la escuchases hablar ni te cuento 😉
      Todas las ciudades en Navidad se vuelven mas especiales!

      Responder
  5. Ilusionada
    15 diciembre, 2014 at 10:15 (3 años ago)

    Que escapada más chula!! La verdad que entran ganas de pillar un vuelo y plantarte en Londres .

    Responder
    • Mamá Pata
      15 diciembre, 2014 at 15:43 (3 años ago)

      Pues a quemar los buscadores de vuelos! jajaja! gracias por el comentario 😉

      Responder
  6. Martika Perez
    17 diciembre, 2014 at 11:37 (3 años ago)

    Una escapada a Londres los tres es un detallazo! Me encanta Londres, me encantan las escapadas familiares, y las fotos están geniales. Se nota que lo pasásteis en grande.

    Responder
    • Mamá Pata
      17 diciembre, 2014 at 14:51 (3 años ago)

      Lo pasamos genial aunque 3 días saben a poco! Con lo que nos gusta viajar suele ser un regalo bastante recurrente entre nosotros, y lo mejor de estos regalos es que los aprovechamos entre todos 😉

      Responder
  7. Sonia Martin
    17 diciembre, 2014 at 18:31 (3 años ago)

    Que viaje tan bonito y que regalazo! Me encantan las fotos que has hecho en los parques y las de la patita jugando! Yo nunca he estado,cuando tengamos dinero para viajar es el primer viaje que pensamos hacer,me apunto todo para entonces!
    Besos

    Responder

Tu opinión me interesa