La llegada del patito: un parto natural

Hola!

Pues si, los que me seguís en las redes (sobre todo en instagram) ya estaréis hartos de ver fotos del patito, el nuevo de la familia al que ya queremos con locura! El pequeñajo que nos tiene babeando nació hace justo una semana, el 29 de septiembre a las 7:55, y hoy quiero dejar por escrito cómo fue el maravilloso parto en el que llegó al mundo, y lo quiero compartir con todos vosotros 😉

parto_patito-4

El parto de la patita fue genial, os lo contaba aquí hace ya unos años. Fue un parto vaginal, con epidural, respetado y acompañado con cariño. Mi recuerdo es realmente bueno, pero esta vez quería algo diferente. Con la experiencia previa, en la que pedí la epidural por miedo al dolor, pero siendo esta vez más consciente de que mi cuerpo podía parir, que estaba diseñado para ello, y que si ya lo había hecho una vez esta segunda podría hacerlo igual o mejor, durante todo el embarazo me mentalicé bastante en que intentaría tener un parto sin intervención alguna y sin epidural. 

No me he preparado para el parto de ninguna forma concreta, pero si que he hecho pilates hasta el final del embarazo (os lo conté aquí), algo de yoga, he intentado ser constante con el masaje perineal (aunque no lo he sido mucho) y he leído mucho sobre partos. Como veis nada del otro mundo.

Después de haber estado con contracciones desde la semana 35 aproximadamente, que me avisaban de que debía bajar el ritmo para no arriesgarnos a que el patito llegase antes de tiempo, haber llegado a la semana 39 y casi la 40 ha sido una sorpresa y en parte me tenía un poco ansiosa por dar a luz de una vez. Sobre todo la ultima semana, después de haber notado un gran aumento en la pelvis (y una posible puvalgia autodiagnosticada de la que ya os hablaré) todos los días pensaba que ESE sería el día en el que conoceríamos al patito. 

Pero las contracciones de cada noche desaparecían al irme a dormir. Comer chocolate y pasear hasta terminar agotada no animaban al patito. Y así pasé unos días, admito que un poco obsesionada por parir de una vez, jeje! Y os podéis imaginar lo que pasó. El día en el que me mentalicé de que el patito nacería cuando le diera la gana hiciera lo que hiciera… decidió salir 😉

El 28 de septiembre miércoles me fuí tarde a la cama como cada noche desde hacía meses, estragos del insomnio hormonal del final del embarazo. Llevaría un par de horas dormida cuando a las 4:30 am noté una contracción que me despertó. Me dio la sensación de que era diferente a las anteriores, sobre todo porque note que era en la parte baja de la barriga y hasta entonces la mayoría las notaba por arriba. Pero no le di mucha importancia hasta que note otra, y otra, y otra… y así unas cuantas. No me dolían pero eran más intensas que otras veces, así que empecé a controlar el tiempo entre contracciones, pero sin moverme de la cama!

Entonces me sorprendí por lo seguidas que eran, no pasaban más de 4-5 minutos entre una y otra… estábamos de parto! A las 5:30 desperté a papá pato y le dije que pensaba que estaba de parto, que tenía contracciones cada 5 minutos, y que aunque no eran dolorosas me iba a la sala para estar más a gusto en la pelota, que si había algún cambio le avisaba. 5 minutos después aparecía en la sala preguntando si era verdad!

Estuve 1 hora más en la sala, sentada en la pelota dilatando tranquila, sin apenas dolor, con unas contracciones rítmicas y seguidas pero muy llevaderas en cuanto al dolor. Sobre las 6:30 llamé a mis aitas para que vinieran, mi ama se quedaría con la patita en casa y mi aita nos llevaría en coche al hospital. Obviamente vinieron corriendo, en menos de 10 minutos les tenía en casa. Ellos con prisa y nerviosos y nosotros todavía en pijama. Papá pato se dio una ducha mientras yo me vestía y terminaba de meter algunas cosas en la bolsa del hospital.

Y la mejor parte del parto es muuuuuuuuy corta!

7:10 llegábamos a las urgencias del hospital

7:20 estábamos en gine para el triage

7:25 las contracciones son muy intensas y noto que mojo. Pensábamos que sería la bolsa y tras avisar me pasan a la consulta del gine para explorarme por fin. Aquí ya me doy cuenta de que esto va muy rápido y la gine me lo confirma, estoy de 8 cm! La enfermera me dice que sople durante las contracciones y que no empuje, pero decirlo es más fácil que hacerlo 😉

Me pongo el camisón del hospital y me llevan en silla de ruedas hasta una sala de dilatación! Cuando llega la matrona me encuentra de pies, apoyada sobre la cama, agarrándome a las sabanas y gritando con cada contracción. Me explora como puede (no lo recuerdo muy bien) y se da cuenta de que estoy con dilatación completa y en expulsivo. No me explico porqué me mandaron a una sala de dilatación, y la matrona tampoco :(

En esas estoy cuando las oigo hablar de trasladarme a la 8 y de la misma les digo que siiiiii! Y es que en el hospital la sala 8 es la suite del paritorio, jeje! Es la sala de dilatación y paritorio donde hay ducha y donde tienen la silla de partos. Se supone que la silla la pueden mover a otras habitaciones, pero después de verla lo veo un poco complicado. Y para allí que nos vamos, andando, porque me querían llevar en silla y a esas alturas yo era incapaz de sentarme!

parto_patito-2

La suite. El paritorio numero 8

Cuando llegamos allí las enfermeras que nos acompañaban se pusieron a preparar las perneras de la cama, pero la matrona viendo lo visto enseguida les dijo que no perdieran el tiempo, que dudaba de que aquí la menda se fuese a tumbar en la camilla! Cuanta razón tenía, jeje! Yo volvía a estar de pies apoyada en la cama y agarrándome a las sabanas, pero a cada contracción las piernas me temblaban. La matrona me dijo que estaría más cómoda agarrándome a los fulares que colgaban del techo, que los tenía justo al lado. Así que entre contracciones me acerque y me agarre a las telas. Justo debajo estaba la silla de partos, así que poco a poco me fui agachando hasta sentarme en ella.

En todo este rato (no serían más de 10 minutos) papá pato nos fue siguiendo por los pasillos, pero en vez de dejarle venir por dentro conmigo y todo el séquito que me acompañaba le hicieron ir por fuera. Algún protocolo tenían que cumplir! Y es que para cumplir con el resto se lo puse difícil 😉 No les di tiempo ni a cogerme una vía ni a monitorizarme con los cinturones. Aunque recuerdo que ya en la silla consiguieron ponerme el monitor del latido fetal, para controlar que el patito estuviera bien.

Ya en la silla de partos, colgada de las telas, con papá pato detrás de mi sujetándome por la espalda y con la matrona de rodillas en el suelo, tocaba empujar para poder conocer al patito cuanto antes. En un momento la matrona me dijo que tranquila, que todavía faltaba, y ahí admito que me acojoné porque la intensidad de cada contracción era brutal, y yo sentía tal presión que pensaba que la cabeza estaba ya a punto de salir, y en realidad así era!

En algún momento abrí los ojos y miré al frente y vi un montón de sanitarios de todos los colores viendo el espectáculo. No me molestó porque yo estaba a lo mío, pero creo que la mitad sobraban, porque allí nadie hizo nada más que la matrona y la pediatra con la enfermera que esperaban para ver al peque.

La matrona me dijo que la bolsa estaba intacta, y le dije que no la rompiera, a lo que me contestó que estuviera tranquila, que ella no la iba a romper. Entonces empezaron a hablar de las leyendas de los partos velados en los que el bebé nace con la bolsa sin romper y la suerte que eso trae. Creo que por un momento pensé “si eso pasa espero que alguien lo grave” jajaja!

En 2 o 3 contracciones bestiales, en las que mi cuerpo empujaba solo, sentí una presión máxima y supe que ya faltaba poco. Miré hacía abajo y ya vi la cabecita asomar y a la matrona quitando la vuelta de cordón que traía el patito, otro empujón y la cabeza fuera, en la siguiente contracción los hombros y el patito ya estaba fuera! Lo cogí en brazos un momento, pero el cordón era algo corto y tirar demasiado podía ser peligroso, así que la pediatra lo sujeto un momento mientras lo pinzaban y lo cortaban, y yo aproveché para quitarme el camisón que no hacía más que molestar, quería sentir a mi peque piel con piel cuanto antes!

7:55 ¡¡¡¡Bienvenido al mundo patito!!!!!

En otra contracción salió la placenta entera, sin oxitocina ni nada claro, ya que yo seguía sin vía, jeje! Les escuché decir que pesaba 800 gramos, y por el tono creo que venía a ser más bien grande.

Entonces ya por fin hice uso de la cama 😉 Me tumbe con el patito encima mientras la matrona me revisaba los bajos para darme buenas noticias! Mi periné debe ser de lo más elástico, ya que a pesar de haber tenido un expulsivo tan rápido no había desgarro! Yupiiiii! Eso si, en ese momento sentía bastante molestia.

Ese rato después del parto fue el momento de más dolor. Y es que si alguien me pregunta si parir sin epidural duele mucho no tendría muy claro que contestar. Para mi más que dolor ha sido intensidad, una sensación indescriptible, muy salvaje pero no dolorosa! Creo que es muy difícil explicarlo. Pero el rato de después si que me pareció molesto y doloroso, ese momento en el que ya tienes al bebé encima y la matrona se encarga de revisar la zona y de presionar el utero y sacar coágulos me resultó un poco desagradable.

Una vez que vieron que todo estaba bien nos dejaron a los 3 solos durante 2 horas. En ese rato el patito se enganchó al pecho de forma espontánea y empezamos a conocernos. Pero como de la lactancia os hablaré en otro post me ahorro los detalles 😉

parto_patito-1

Y esto es todo. Me he extendido un poco pero quería dejarlo todo lo más detallado posible, no quiero olvidar nada de un momento tan especial! Y tengo que darle las gracias a la matrona que nos atendió, porque enseguida supo ver sin necesidad de preguntar lo que yo necesitaba en cada momento. No dudo en tirarse al suelo para acompañarme y animarme. 

23 Comments on La llegada del patito: un parto natural

  1. Mónica
    6 octubre, 2016 at 09:44 (8 meses ago)

    Enhorabuena por ese precioso niño! Me gustaría saber en que hospital has dado a luz. Yo parí en Basurto pero el parto no fue tan respetado. Espero que con el segundo hayan cambiado las cosas a mejor.

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:31 (6 meses ago)

      Hola Mónica, muchas gracias.
      Di a luz en Cruces y en el parto anterior también. Y he debido de tener suerte con el personal, porque en los dos me han tratado genial!

      Responder
  2. Carolina mamá ríe
    6 octubre, 2016 at 10:01 (8 meses ago)

    Ayyyyy opinar dice!!! si estoy llorando a moco tendíooooo!!! qué bonito por favor, que bien lo describes que pareciera que estaba allí. Muchas felicidades por Patito y por vivir ese momento hermoso.

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:32 (6 meses ago)

      Gracias guapa! Que tendrán los partos que a todas nos hacen emocionarnos verdad! jeje!

      Responder
  3. diasde48horas
    6 octubre, 2016 at 10:32 (8 meses ago)

    Ay, que parto más perfecto y super rápido!! Y menuda sala de partos que tenéis en el hospital! Así debería ser en todos, por aquí son más covencionales ¬¬
    Me alegro muchísimo de que todo fuera tan bien y tan respetado… Felicidades familia!!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:33 (6 meses ago)

      Esta es la única sala un poco más completa, porque tiene la ducha y la silla. Pero vamos, que tuve mucha suerte de que estuviese libre, porque me da que si no el patito hubiese nacido conmigo de pies! jeje!

      Responder
  4. Mamá Jumbo
    6 octubre, 2016 at 13:30 (8 meses ago)

    Que parto más bonito, ya quisiera yo uno así para el próximo si lo hay.
    Esa sala tendría que estar en todos los hospitales, y además respetar también de esa forma.
    Enhorabuena!!!!!!!!!!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:34 (6 meses ago)

      Gracias! Es verdad que en todos sitios tendría que ser así, y realmente tampoco sería tan difícil. Casi me la juego a decir que posiblemente en la mayoría de hospitales tengan silla de parto, pero seguro que no la ofrecen a no ser que preguntes por ella.

      Responder
  5. No sin mis patucos
    6 octubre, 2016 at 13:36 (8 meses ago)

    Alucinante. Me alegro de que todo fuera tan perfecto y sobre todo es que cuando te encuentras a gente tan respetuosa es genial.
    Yo no tuve desgarro en ninguno de los dos partos y aunque la recuperación es mucho mejor que si tuvieras puntos, es verdad que justo después está todo un poco dolorido.

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:35 (6 meses ago)

      Gracias!!!
      Si, a pesar de no terne puntos la zona se queda resentida, pero en un par de días más o menos todo vuelve a su sitio! jeje!

      Responder
  6. Sradiaz
    6 octubre, 2016 at 14:47 (8 meses ago)

    ¡qué genial!
    Me quedo con la piel de gallina y sensación de felicidad. Enhorabuena.

    Responder
  7. Ayla
    7 octubre, 2016 at 01:15 (8 meses ago)

    Ohhhhh que patito tan guapisimo!!!!! Enhorabuena, me alegra mucho que todo fuera tan bien y que te sintieras tan cómoda con el trato recibido y con todo el proceso.
    Besote!!!!!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:37 (6 meses ago)

      Gracias!!! La verdad es que así da gusto parir!

      Responder
  8. Jirafa
    8 octubre, 2016 at 00:02 (8 meses ago)

    Felicidades por el patito! es precioso!
    A disfrutarlo mucho!

    Responder
  9. Educación emocional
    3 noviembre, 2016 at 00:43 (7 meses ago)

    Qué precioso!!!

    Me encantan los partos, y sobre todo cuando son así de buenos y bonitos. Gracias por compartirlo!!!! Zorionak!!!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:38 (6 meses ago)

      Gracias! Yo también soy muy fan de los relatos de partos, siempre me emocionan!

      Responder
  10. Alaitz
    11 febrero, 2017 at 22:25 (3 meses ago)

    Zorionak!! Yo estoy de 37 semanas y tengo intención de dar a luz en Cruces y parto natural, quería preguntarte si llevaste el plan de parto, eskerrik asko ta ondo ibili!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 febrero, 2017 at 12:00 (3 meses ago)

      Kaixo Alaitz,

      No he llevado plan de parto en ninguno de los dos partos, y los dos han sido en cruces y muy respetados. El relato del primero también lo tienes en el blog.

      No hago plan de parto porque prefiero explicar de palabra lo que quiero y lo que no quiero una vez me asignan matrona. En el primer parto lo hicimos así y nos fue bien. Una vez que vino la matrona lo primero que hicimos fue hablar de como quería que fuese el parto. Le pedí que me explicaran cada procedimiento antes de hacer nada en caso de tener que intervenir, y así lo hicieron.

      En este segundo no dio tiempo a nada, así que el plan de parto no me hubiese servido de mucho! jeje!

      Si te quedas más segura haciendolo, para no dejarte nada fuera, o para poder “exigir” lo que quieres llegado el momento hazlo. Pero a pesar de llevarlo hecho hablalo con el personal 😉

      Mucha suerte!

      Responder

Tu opinión me interesa