La llegada del patito II: Colecho

Vuelvo con la serie de post que quiero escribir sobre la llegada del patito. Tengo varios en mente pero voy poco a poco sacando tiempo cuando puedo! El primer post de esta serie, por si todavía no lo has leído… era el relato del parto en el que el patito llegó al mundo. Hoy os quiero hablar de como nos hemos organizado para dormir con la ampliación de familia, así que me toca hablar de colecho 😉

Con la patita pasamos por varias fases en lo que al sueño se refiere, o mejor dicho en la forma de organizarnos para dormir. Eramos primerizos y no teníamos las cosas claras, así que fuimos probando hasta dar con la forma que mejor funcionase, que no fue otra que el colecho. Si queréis saber más de cómo nos fuimos organizando tenéis el post ” Así duerme la familia pato“.

Hasta ahora la patita ha seguido durmiendo en la cuna adosada a mi lado de la cama. Hacía ya tiempo que se dormía sin teta, y papá pato y yo nos íbamos turnando para dormirla una noche cada uno. Simplemente estando a su lado o dandole la mano se dejaba llevar a los brazos de Morfeo. Cuando nos quedamos embarazados y le explicamos que íbamos a tener un bebé y que tendría que dormir con nosotros tuvimos una conversación similar a esta:

Mamá pata: cuando nazca el bebé tendrá que dormir en la cuna.

Patita: Vale, le hago un hueco (señalando la zona de barrotes, obviamente la más alejada a mi porque ella no pensaba moverse de mi lado).

Mamá Pata: pero el bebé por la noche pedirá teta, y si no está a mi lado no le puedo dar.

Patita: Bueno… yo te aviso!

Mamá Pata: ¿Y qué te parece si ponemos una cama nueva al otro lado de la cama grande para que duermas tu?

Patita: ¿Al lado de aita? (se queda pensando…) Pues mejor le ponemos la cama a aita y yo me quedo en la grande contigo!

Jajaja! Cómo os podréis imaginar yo me moría de la risa, la tía lo tenía clarísimo! Y llegó el patito y la primera noche en casa, y esta vez teníamos clarísimo que haríamos colecho desde el principio. Desastre total! Nos fuimos los 4 a la cama a la vez. Patito en la cuna, yo a su lado, patita en medio de la cama grande y papá pato en la otra esquina (sin cama extra). Pero claro, entre que el patito me pedía teta cada 2×3, que pedía brazos y contacto, y que la patita en una cama grande no se está quieta y hace el molinillo dando patadas, manotazos y cabezazos a todo lo que la rodea… El patito y yo terminamos durmiendo en el sofá! 

Así que al día siguiente tomamos una decisión, “divide y vencerás”. En la que algún día esperábamos que fuese la habitación de los niñxs tenemos una cama de 90, así que pensamos que lo más fácil sería que el patito y yo nos mudásemos a ella de momento, ya que la patita y papá pato no entran! Eso hicimos y así seguimos un mes después, pero con varios cambios.

Durante estas semanas la patita ha ido saliendo de la cuna para dormir en la cama grande, y aunque nos cuesta horrores que se mantenga tapada poco a poco se va acostumbrando a no encontrar los limites de la cuna. Y es que la idea era mover la cuna a la otra habitación y adosarla a la cama de 90, cosa que hemos hecho hace dos días. Porque claro, el patito es pequeño pero con esta manía que tienen los bebés de dormir con los brazos en cruz el tío ocupaba media cama y yo me pasaba la noche al borde para no molestarle!

colecho-3

Hemos mantenido la rutina de dormir a la patita una noche cada uno, que bastantes cambios ha tenido últimamente como para añadirle esto también. Porque ademas yo soy su preferida para irse a la cama, jeje! Sabe que cuando yo voy con ella a dormir después me tengo que escapar porque el patito me necesita, y a eso no le pone ninguna pega mientras esté con ella hasta que se duerme.

Y el patito ahí va! Por el día duerme muchísimo, y por la noche también pero… ha decidido tener su pico de actividad entre las 2 y las 5 am! Toda una juerga! El resto de la noche la pasamos los dos tumbados, entre teta, mimitos en la barriga, y pedos, muchos pedos! El poder atenderle sin tener que levantarme se agradece porque todavía recuerdo el dolor de espalda y de brazos de dormir a la patita en brazos deambulando por casa! 

Así que yo solo puedo decir una cosa… ¡QUE VIVA EL COLECHO!

Eso si, el sitio preferido del patito para dormir sigue siendo este 😉

Y a pesar de que nadie está convencido de ello yo se que algún día terminaremos los 4 en la misma cama, o por lo menos en la misma habitación 😉

8 Comments on La llegada del patito II: Colecho

  1. Mamá jumbo
    7 noviembre, 2016 at 10:43 (9 meses ago)

    Eso digo yo, que viva el colecho!!!! Nosotros cuando estaba embarazada de la peque cambiamos la cuna por una cama de 80 para G. Al principio a mi lado y luego en el lado de papá, así cuando nació ella no tuvimos problemas, aunque de vez en cuando se pasaba a la cama, y aún se pasa porque ahí seguimos los cuatro. Ahora tenemos un problema, nos gustaría buscar otro hermanito, pero no tenemos ni idea de como organizarnos para dormir, porque mudarse no se quiere mudar nadie.
    Ya verás como en breve dormir los 4 en la misma habitación y tan a gustado.

    Responder
    • Mamá Pata
      12 noviembre, 2016 at 18:29 (8 meses ago)

      Yo tengo ganas de volver a mi habitación, pero de momento lo veo difícil. El patito duerme muy bien, pero un par de tomas de noche no se las quita nadie, y me da cosa que la patita se despierte y se desvele. Pero vamos, que ya estoy mirando como ampliar la cama para entrar los 4 en un tiempo 😉

      Responder
  2. Nazareth
    26 noviembre, 2016 at 19:18 (8 meses ago)

    El patito es precioso!! Lo de dormir es toda una aventura para cada familia. Creo que es importante que cada uno en la casa encuentre su sitio para dormir sea estte el que sea y se respete. Hay tantas formas de dormir como familias.

    Un saludo

    https://nadiemelodijoblog.wordpress.com/

    Responder
    • Mamá Pata
      12 febrero, 2017 at 12:27 (5 meses ago)

      UY, que se me había quedado este post olvidado!

      Claro que si Nazareth, que importante es dormir bien! Y como bien dices cada familia tiene que encontrar su formula secreta 😉

      Responder
  3. Rocío (A paso de tortuga)
    29 noviembre, 2016 at 08:28 (8 meses ago)

    Nosotros también fuimos preparando el terreno con antelación. Tenemos cuna a mi lado y cama gulliver de ikea a otro…me veo en breve con una cama s cada lado.
    Cuando me quede embarazada cambiamos al lado de papa la cama. Al principio lo llevo mal y terminaba poniéndose en medio, cosa q no hacía antes, estando a mi lado. Al final se acostumbró, pero le pasa como a Malen, para dormirse, una mano, o te pega la espalda….después es un remolino,

    Responder
    • Mamá Pata
      12 febrero, 2017 at 12:30 (5 meses ago)

      Nosotras dormimos una al lado de la otra hasta la ultima noche, pero ya estaba avisada de que las cosas cambiarían, jeje! Por lo menos ya habíamos quitado la teta de la noche, que eso si que fue un poquito difícil!

      Ahora con que nos turnemos para acostarla le vale, sabe que cuando la duermo yo después me escapo para ir con el peque y se queda con aita.

      Responder
  4. Roser (LocaAcademiaFamiliar y SempreViaggiando)
    7 febrero, 2017 at 12:12 (6 meses ago)

    Genial post! Nos vendrá muy bien tu experiencia para cuando llegue el segundo… De momento nosotros ya hemos “dividido” entre dos habitaciones. Yo estoy con nuestra hija en “su” habitación con dos camas de 90 y papá está a sus anchas en la cama de matrimonio… Veremos!!!

    Responder
    • Mamá Pata
      12 febrero, 2017 at 12:31 (5 meses ago)

      Cuando llegue sabréis como hacerlo! Lo mejor es que cada familia busque su forma de dormir bien! jeje!

      Responder

Tu opinión me interesa