Diferencias entre andador y correpasillos

Vaya nochecita que hemos pasado hoy! No se si será porque los dientes están dando guerra, pero últimamente la patita nos regala una noche de juerga a la semana como poco. Se despierta en medio de la noche como de costumbre, le enchufo la teta como de costumbre, pero en vez de dormirse al poco rato empieza a dar vueltas lloriqueando. Le enchufo otra vez la teta, se vuelve a dormir o eso parece, pero otra vez empieza a lloriquear. Podemos estar así como una hora, o el tiempo que yo aguante, porque llega un momento en que ya no puedo más! Entonces pasamos a uno de los planes B: intentar dormirla en el carro o dar la luz y jugar un rato hasta que le vuelva a entrar el sueño!!
Pero hoy no os quería hablar de sueño, si no de los andadores y correpasillos. Muchos pensareis que vienen a ser lo mismo, pero no, hay una gran diferencia entre ellos. Los andadores son unos trastos con ruedas en los que sientas al bebe, y para avanzar tienen que ponerse como de puntillas para llegar al suelo e imitar el movimiento de andar pero medio suspendidos en el aire. Los correpasillos son otro trasto con ruedas, pero en este caso el niño tiene que empujarlos para avanzar, completamente de pies y sin estar atado. Creo que la diferencia es obvia, pero aquí va una foto para tenerlo más claro:

Pero las diferencias entre ellos no se dan solo en como se usa cada uno de ellos, van mucho más allá y creo que es importante tenerlas claras. La creencia popular nos diría que los dos sirven para que los bebes aprendan a andar, que es una especie de estimulo para dar sus primeros pasos de una forma segura, pero esto no es del todo cierto.

Los andadores fueron diseñados para bebes, niños o personas adultas con dificultad para andar por si mismos, normalmente por la incapacidad para sostener su propio peso sobre las piernas. El uso de los andadores les permitiría mantenerse en una posición vertical, y desplazarse de un lado a otro, pero nunca les ayudaría a “aprender” a andar, ese no es el objetivo. Hoy en día son muchos los niños que utilizan los andadores, porque los adultos pensamos que así aprenderán antes a andar, pero puede que con su uso consigamos justo lo contrario. La posición que adoptan en los andadores no es la de andar, si no que van sentados, y si estirándose un poco consiguen llegar al suelo con las puntas de los pies, lograran desplazarse de un lado a otro. Cada vez son más los estudios que indican los inconvenientes de su uso, pediatras, traumatólogos y demás profesional del ámbito sanitario. Se ha visto que puede causar lesiones importantes, y que su uso puede retrasar el desarrollo motor e intelectual del bebe.

En el caso del correpasillos, es necesario que los bebes ya sean capaces de estar de pies ellos solitos, y lo pueden utilizar cuando aun no son capaces de mantener el equilibrio para dar pasitos sin estar agarrados a algo. Se debe tener mucho cuidado al usarlo, y siempre se debe hacer bajo la supervisión de un adulto, ya que pueden empujarlo con demasiada fuerza y caerse de morros o soltarlo en cualquier momento. Seguro que tambien hay quien le saque alguna pega, pero buscando en la red no he encontrado opiniones contrarias a su uso.

En nuestro caso, el aitona (abuelo) de la patita le quiso dar una sorpresa antes de cumplir el añito, pero no lo consulto con nosotros y salió un poco mal, pobre! Como estaréis imaginando compró un andador, jeje. Nada más verlo ni lo sacamos de la caja, le explicamos el porque no queríamos usar un andador y no tuvimos ningún problema para devolverlo, o mejor dicho cambiarlo por un correpasillos.

El correpasillos que elegimos fue este:

Nos gusto porque además de servir como correpasillos, también puedes montar un guateque con todas sus melodías y ruidos varios 😉 Además, cuando ya no se use como andador se le pueden poner otras dos patas, o quitarlas todas y dejarlo como mesa de actividades. La patita lo lleva usando desde el año, y casi coincidieron sus primeros pasos con la llegada del trasto, así que en realidad para aprender a andar tampoco es que nos haya servido mucho. De todas formas si que le daba seguridad las primeras semanas para ir agarrada a algo. Ahora lo sigue utilizando pero para ponernos dolor de cabeza mientras ella se contonea al ritmo de la música.
Nuestra conclusión, el andador totalmente desaconsejado y el correpasillos creo que es opcional como un juguete más, pero para nada es un imprescindible.
¿Conocíais las diferencias? ¿Habéis utilizado alguno de ellos?
* No importa cuando este escrito este post, si te ha parecido interesante y tienes algo que comentar no te cortes 😉

8 Comments on Diferencias entre andador y correpasillos

  1. Patricia Vera
    9 octubre, 2013 at 08:19 (4 años ago)

    A mí me regalaron un andador, lo dejé guardado y luego me enteré de todo lo que tú dices, aunque antes de saberlo no veía yo a D metido ahí. Lo tengo en la habitación de los juguetes porque tiene un pianito que le gusta y como ya se pone de pie, lo toca desde fuera. Lo dejé por ahí rodando, por si acaso,y el otro día estando con su padre quiso probar a usarlo. Le dije que no pero como tampoco es plan de hacer un drama, que solo le pusiera un minuto. Lo hizo, D se vio ahí metido y se puso contentísimo, pero cuando vio que se tenía que mover y no sabía, simplemente pidió que lo sacaran de ese trasto infernal. Y ahí sigue de adorno desde entonces.
    Ya que lo tengo, intentaré aprovecharlo de alguna manera (quizá le quite las ruedas y lo use como silla), pero la verdad es que ahora que lo sé no lo hubiera pedido.

    Responder
    • Mamá Pata
      9 octubre, 2013 at 08:35 (4 años ago)

      Estoy segura de que lo podrás aprovechar de alguna manera, y si no le coge vicio tampoco creo que pase nada porque este ahí montado 5 minutos al día, lo malo es que le guste y luego no quiera salir! Cuantas veces pasa con los regalos que nos hacen verdad! Yo ya he aprendido a que si alguien me dice que quiere hacer un regalo a la patita y me pide sugerencias, me rompo la cabeza lo que haga falta para pedir algo que sepamos que vamos a utilizar.
      Un besito!

      Responder
  2. Nineu
    24 octubre, 2016 at 14:19 (1 año ago)

    Kaixo.
    Tengo mis dudas sobre el uso del correpasillos. Tenemos un pequede 18 mese, por circunstancias de la vida nació con 29 semanas. Con 4 meses le diagnosticaron displacxia en la cadera y hasta los 12 mese estuvo con el arnés rígido sin poder mover la cadera. Ahora esta estupendamente, camina apoyándose en muebles o en una pared, a aprendido el solo a levantarse, sentarse….hemos estado y estamos a su lado pero en ningún momento le hemos forzado ninguna postura. Ahora que le falta muy poco para soltarse y caminar por si mismo(no le ayudamos dándole la mano) no se si ofrecerle el corre pasillos o no. No quiero entorpecerle el proceso pero al mismo tiempo veo que quiere moverse mas. Nos poder ayudar con nuestras dudas???
    Eskerrikasko.

    Responder
    • Mamá Pata
      24 octubre, 2016 at 22:50 (1 año ago)

      Hola Nineu!

      La decisión de ofrecérselo o no la tenéis que tomar vosotros. Si creéis que de esa manera le podéis ayudar a coger confianza adelante, pero si veis que sin usarlo, agarrandose a los muebles y demás va consiguiéndolo poco a poco igual no o necesita.

      Otra opción que está genial, o que a mi por lo menos me gusta mucho, es que le compréis la típica sillita de llevar a los muñecos. La puede usar de forma similar a un correpasillos empujándola por el parque, le da el apoyo que necesita porque va agarrado a algo y poco a poco van cogiendo soltura.

      Pero vamos, que todas estas cosas son opcionales y personales, lo que a unos les funciona no tiene porque hacerlo con otros! Y yo no soy experta en nada 😉

      Un abrazo!

      Responder
    • Andrea
      8 noviembre, 2016 at 19:29 (1 año ago)

      Hola Nineu,
      Nuestra peque de 16 meses, que aún no anda (también tuvo displasia de cadera, pero no necesitó arnés. No sé si estará relacionado) la derivaron a un fisioterapeuta para descartar que hubiera algún motivo o algún problema que lo explicara. No le encontraron nada patológico, y para nuestra sorpresa nos recomendaron que le compráramos lo que aquí llamáis correpasillos, de los que se empujan, y a ser posible de madera, que pesara mucho, para que hiciera ejercicio. Además al pesar más, parece que pueden ser más seguros. Nos comentaron que los que son como una bandeja con ruedas están bien porque hasta se le pueden añadir enciclopedias y que pese más! Yo estoy a la búsqueda de alguno aunque veo bastante difícil averiguar cuál será más seguro. En cualquier caso, como dice Mamá Pata, coincido en que la intuición de una madre es mucho más significativo, pero por si te sirve, ahí te dejo nuestra anécdota :)

      Responder
      • Maria
        10 agosto, 2017 at 12:36 (3 meses ago)

        Hola Nineu,

        ¿Al final encontraste alguno que se ajustara a lo que buscabas? Yo estoy buscando uno y no me decido. Tengo miedo de que con el peso de la peque, al echarse hacia adelante, el correpasillos se deslice hacia adelante y se dé de morros contra el suelo.
        ¿Me puedes ayudar, por favor?
        Muchas gracias!

        Responder

1Pingbacks & Trackbacks on Diferencias entre andador y correpasillos

  1. […] a los niños a desarrollar su habilidad caminando. Un correpasillos como explica Quevienemamapata no es lo mismo que un tacatá, ya que éste no está recomendado, como evidencia Lucía, mi pediatra. El correpasillos ayudará […]

Tu opinión me interesa