Así duerme la familia pato

Hoy os quiero contar como ha ido cambiando nuestra forma de dormir desde que nació la patita, porque durante estos 17 meses hemos pasado por varias fases muy diferentes.
 
Al principio la patita dormía en su minicuna, una con ruedas que íbamos trasladando de una habitación a otra para tenerla siempre cerca. A veces se dormía al pecho y luego la pasábamos a la cuna, y otras veces se entretenía un rato ella sola tumbadita y se acaba durmiendo. También se dormía cada vez que salíamos de paseo con el cochecito, o cada vez que viajábamos en coche, parecía que dormir en movimiento le gustaba. Los horarios al principio eran un caos, pero como no trabajábamos ninguno de los dos nos íbamos adaptando y dormíamos a ratos cuando ella también dormía. Eso si, nació con el horario al revés del mundo adulto, porque por el día las siestas eran abundantes y largas, y en cambio por la noche era imposible dormirla antes de las 3 de la mañana, y no sabéis la de programas que descubrimos durante esa época en la TV.  Intentamos ponerle solución a la juerga nocturna evitando las siestas a ultima hora de la tarde, pero si es difícil dormir a un bebé que no quiere dormir, no sabéis lo difícil que es evitar que se duerma un bebé con sueño!

 
 
Durante las primeras semanas cometimos algunos errores de novato por las noches, como cambiarle el pañal cada vez que se despertaba, dar las luces de la habitación, etc. Con esto conseguíamos todo lo contrario a lo deseado, ya que la espabilábamos más de lo debido y después costaba muchísimo volverla a dormir. Después aprendimos, y cada vez que se despertaba yo la cogía en brazos, le daba pecho, esperaba a notar que estaba dormida lo más profundo posible y la volvía a poner en la minicuna. La mayoría de las veces funcionaba, o era suficiente con mover un poco la minicuna para volverla a dormir.
 
A partir de los 2 meses dio un cambio que nos encantó, ya que empezó a dormir unas 10-12h del tirón todas las noches. Cuando veíamos que tenía sueño le daba teta, le cambiaba el pañal, la ponía en la cuna, la movía un rato con musiquita y se dormía enseguida. Y nosotros encantados claro. Todo el mundo nos decía la suerte que teníamos, y que si ya dormía toda la noche ese hábito no iba a cambiar. Ja ja ja. La última vez que hizo eso fue en nochevieja, justo con 4 meses recién cumplidos. A partir de ahí empezó a despertarse una o dos veces cada noche, tomaba teta y se dormía más o menos rápido, ni tan mal.
 
Me hubiese quedado encantada con esa situación, pero los cambios siguieron. El más importante a la hora de quedarse dormida. Como en la minicuna ya entraba muy justa cambiamos a la cuna grande, colocada a los pies de nuestra cama. Por esta época la pediatra nos recomendó sacarla de la habitación, pero yo preferí no hacerlo porque prefiero que sigamos durmiendo los 3 en la misma habitación.  Con 4-5 meses ya era más consciente de lo que pasaba a su alrededor, y lo de tumbarla en la cuna y estar cerca hasta que se durmiera dejo de funcionar, había que dormirla en brazos o al pecho y dejarla dormida en la cuna. Según aumentaba de peso esto se iba poniendo más difícil, porque yo no aguantaba mucho rato meciéndola en brazos, así que cambie a dormirla con la teta estando las dos tumbadas en la cama. Cuando ya estaba dormida la cogía en brazos y la llevaba a la cuna, cruzando los dedos para que no se despertara.
 
No se hasta cuando nos duró esta estrategia, pero tampoco fue la definitiva, porque llegó un momento en el que siempre se despertaba al colocarla en la cuna, y volver a empezar otra vez para ver si el segundo intento funcionaba era agotador.
 
Me imagino que os estaréis preguntando donde esta el colecho en todo esto porque todavía no lo he mencionado dentro de nuestras rutinas de sueño, aunque existió desde el principio. Tengo que decir que cuando oía hablar de colechar mientras estaba embarazada pensaba que eso de compartir la cama con alguien más no podía ser muy cómodo. Si entre 2 ya tenemos problemas con los robos nocturnos de mantas, imaginar eso con un bebé minúsculo en medio me parecía muy complicado, pero no rechazaba probarlo si lo veía ventajoso en algún momento, y así fue. Cuando la patita se despertaba por la noche pidiendo teta, era agotador para mí levantarme, pasear con ella en brazos para dormirla y todo el rollo, así que empecé a darle teta tumbadas en la cama. Al principio esperaba a que se durmiera y la volvía a poner en la cuna, hasta que dejó de funcionar como ya os he contado, porque al cambiarla de un sitio a otro se volvía a despertar.
 
 
De esta manera, pasamos un tiempo en que dormía la primera parte de la noche en su cuna y acababa con nosotros en la cama. Pero esto tenía algunas pegas que había que solucionar. La principal era como regular la temperatura para estar todos bien. La patita dormía en su saco de dormir para que no se pudiera destapar, pero al pasarla a nuestra cama se lo teníamos que quitar para que no se achicharrara con el saco y nuestras mantas, todo un rollo! Además teniéndola en medio nosotros casi nos caíamos de la cama por no molestarla, y cuando tocaba cambiar de teta nos teníamos que cambiar de sitio dejándola a ella en medio siempre porque si no podría caerse por los lados. Con estas pegas nosotros no descansábamos nada bien, aunque ella dormía plácidamente, así que había que buscar más opciones.
 
Entonces se me ocurrió que podíamos probar a colocar la cuna al lado de la cama, a mi lado. No estábamos seguros de si seria posible, porque la habitación no es muy ancha y no sabíamos si entraría la cuna pegada a la cama, y tampoco sabíamos como quedarían de altura un colchón y otro, porque si la diferencia de altura era muy grande acabaría siendo incomodo. Pero la suerte estaba de nuestro lado!

 

Como veis la cuna esta pegada a la pared, y aunque el otro lado de la cama no se ve os aseguro que papá pato tiene el sitio justo para entrar a la cama. De altura están casi igual, creo que la diferencia pueden ser 1 o 2 cm. Y este si es el truco final para que todos podamos dormir bien. La patita duerme en su cuna dentro del saco y cuando se despierta buscando teta yo me acerco, la enchufo y espero hasta que se vuelve a dormir. En una noche normal suele despertarse 2 o 3 veces, pero casi siempre se duerme otra vez en menos de 10 min. Si la tetada se alarga un poco más yo alguna vez me he quedado dormida con ella enganchada, porque la postura en la que tengo que estar es bastante compatible con el sueño. Cuando termina yo me muevo a mi lado sin hacer ruido y seguimos durmiendo los 3. También lo tenemos fácil para cambiar de teta, llegado el momento nos damos las dos la vuelta colocando la cabeza hacia donde teníamos los pies y listo. Cuando termina yo suelo volver a la almohada, aunque alguna vez me he quedado dormida hacia abajo, que tampoco estoy mal porque dormimos con nórdico y me puedo tapar perfectamente. 

 
No todas las noches son buenas porque sería demasiado ideal 😉  Algunas noches pretende dormir sin soltar la teta y cada vez que intento escapar me agarra del pijama para que no me mueva, otras noches se despierta y decide que ya ha dormido suficiente y que quiere jugar, etc. Pero por suerte estas noches son las menos.
 
La mayoría de la gente se sorprende de que con 17 meses siga durmiendo en nuestra habitación y además en una extensión de nuestra cama, aseguran que si durmiese sola en su cuarto y además le enchufaramos un biberón con cereales cada noche dormiría del tirón, que se despierta porque al tenerme cerca me huele y tiene vicio, bla bla bla. Sinceramente creo que cada cual debe hacer lo que considere mejor, y a nosotros esto es lo que nos ha funcionado, o por lo menos lo que más nos ha convencido. No niego que algunos puedan tener razón, y si que es posible que durmiendo de otra manera lográramos encadenar más horas de sueño, pero yo estoy contenta haciendo las cosas así. Y para quien me pregunta cuando pienso sacarla de la habitación… no seré yo quien lo haga, si no ella misma quien tome la decisión de irse de nuestro cuarto. 
 
¿Como os habéis arreglado vosotras para dormir lo mejor posible? ¿Que trucos son los que mejor os han funcionado?

5 Comments on Así duerme la familia pato

  1. Sonia Martin
    23 enero, 2014 at 17:54 (3 años ago)

    Nosotros hace un par de semanas que hemos pegado la cuna sin el barrote a la cama y hemos notado el cambio duerme bastante mejor,que esta también se despertaba al psarla de nuestra cama a la cuna,aunque no se me había ocurrido lo de al cambiar de teta,darnos la vuelta las dos,que buena idea lo pondré en práctica hoy mismo jeje.Mi peque sigue necesitando brazos y teta para dormirse y se quedara en nuestra habitacion hasta que ella quiera tambien.
    Muxu bat

    Responder
    • Mamá Pata
      24 enero, 2014 at 10:17 (3 años ago)

      Ya veras como vais a dormir mejor de esta manera. Lo de dar la vuelta para dar la teta es un buen truco creo yo, a nosotras nos funciona bien. Aunque si las tetadas nocturnas son pocas ni me muevo, porque total no quiere comer sino chupetear la teta un rato, jiji.
      Lo malo de dormirla a la teta es la dependencia que se crea, que a mi no me importa ser quien la duerme todas las noches, pero cuando por alguna razón no he estado en casa a la noche papá pato se las ve y se las desea para dormirla!
      Ya nos contaras que tal os va!
      Asteburu ona pasa 😉

      Responder
  2. diasde48horas
    23 enero, 2014 at 23:01 (3 años ago)

    Pues yo no creo que sea algo raro que una niña de 17 meses duerma en el cuarto de sus padres, de hecho me parece lo más normal del mundo. Nuestro niño tiene 15 meses y también duerme en nuestra habitación; de momento no nos quedamos tranquilos si no está cerca, a mi me daría miedo que le pasara algo y no enterarme. A parte de esto, me niego a levantarme e ir medio zombie a la otra habitación cada vez que tiene uno de sus microdespertares porque se le cae el chupete, o tiene calor, o tiene frío o lo que sea.
    Lo que sí me parece raro es un caso que me ha tocado cerca y que mandaron al niño sólo para su cuarto desde el primer día, si, justo al volver con el bebé del hospital. Yo no sería capaz de dormir tranquila, me pasaría toda la noche paseando por el pasillo…
    Como he comentado alguna vez en mi blog, parece que cuando tienes un hijo de repente todo el mundo tiene un máster en bebés y se ven en la obligación de decirte lo que tienes que hacer. Desde mi punto de vista, cada familia es diferente y se va adaptando a su bebé en función de sus necesidades y viendo que método es el más adecuado para ellos. Nadie debería meterse en la forma que tiene cada uno de criar a sus hijos.
    Menudo tostón que acabo de soltar, perdona!
    Un abrazo!

    Responder
    • Mamá Pata
      24 enero, 2014 at 10:54 (3 años ago)

      Hola!
      A mi tampoco me parece raro dormir en la habitación de los papis con 17 meses, en realidad no me parece raro ni dormir en nuestra habitación ni dormir en otra, creo que cada uno puede hacer lo que mejor le parezca. Lo de dormir en su habitación desde el primer día me parece demasiado, pero porque para mi hubiese sido un estrés porque me encanta oírla respirar por las noches, sentir cuando se da la vuelta, poder mirar si se destapa, etc.
      Lo de que la gente opine sobre como hacemos las cosas es algo que tenemos que superar día a día. Creo que durante la maternidad somos más conscientes de ello porque la crianza es algo que se hace con convencimiento, o por lo menos así debería ser, y por eso las opiniones al respecto nos molestan mas que si se meten con otras facetas de nuestra vida. Y es que hay que tener cuidado cuando las leonas tiene a su cría cerca 😉
      De tostón nada! Te sigo en tu blog 😉
      Feliz finde

      Responder
    • diasde48horas
      24 enero, 2014 at 16:28 (3 años ago)

      Yo al principio iba a mirar a la cuna cada dos por tres a ver si respiraba… como para tenerlo otro cuarto jejeje.
      Eres bienvenida en mi blog!

      Responder

Tu opinión me interesa